ADIÓS GRUPOS DE INTERÉS. HOLA SISTEMAS.

Pensar en sistemas antes que en grupos de interés para llevar nuestro propósito a la acción.

Por Carla Grados y Rodrigo Isasi

Uno de los pilares del pensamiento de diseño es la capacidad de ver la realidad de los demás para diseñar soluciones con empatía. Pero en lo más profundo, se trata de la capacidad y flexibilidad de ver una situación desde distintas perspectivas, más allá de la de uno mismo. De darnos cuenta que el mundo no gira a nuestro alrededor y que como parte de algo más grande, tenemos un rol que cumplir. Encontrar ese rol es la piedra angular del valor y la tensión creativa que trae esta aproximación a la innovación y resolución de problemas. El abordaje de la sostenibilidad en los negocios se puede servir de este enfoque para hacer un cambio radical en la manera como definimos y ejecutamos nuestras acciones de impacto.

Hoy está claro que la unidimensionalidad de la responsabilidad sólo hacia los accionistas está en el pasado y puede llevar no solo a malas prácticas empresariales, sino a la mediocridad de nuestros productos y servicios. El enfoque de grupos de interés, por tanto, ha cobrado mayor relevancia y provee de nuevas métricas, que nos permiten actuar con responsabilidad y generar impacto positivo a un mayor número de agentes.

Sin embargo, este enfoque tiene un sesgo. Al construir el mapa de actores de nuestros grupos de interés, inevitablemente una y otra vez nos ponemos en el centro. Caemos en la trampa de analizar sus intereses en relación a los nuestros. Limitamos nuestro entendimiento a nuestra perspectiva, nos volvemos ciegos a lo que está sucediendo alrededor, haciendo que los cambios parezcan imposibles de abordar.

¿Cómo podemos salir de esta trampa? ¿Cómo podemos lograr que la empresa privada vea el mundo de una manera distinta, y que el mundo vea a la empresa privada también de una manera distinta? ¿Es posible romper con este estigma del egocentrismo empresarial?

Una propuesta es mirar estas relaciones desde un punto de vista sistémico.

El pensamiento de sistemas es un enfoque que considera y evalúa cómo los elementos dentro de un sistema influyen e interactúan entre sí. Identifica patrones comunes desde la perspectiva de cada actor, anticipando los impactos de cada relación y escalando el cambio deseado por todos y todas. Pero sobretodo, se trata de poner un problema al centro del sistema, y lleva a la empresa a reconocerse y ser reconocida como un agente más del mismo, sumándose a otros para resolver esa problemática.

¿Cómo una empresa puede empezar a aplicarlo?

Te dejamos 4 definiciones para romper la inercia:

1. ¿En qué sistema estamos? Este sistema dependerá de nuestro negocio, pero también de nuestro propósito. Por qué y para qué existimos. Una manera de enmarcar estos sistemas, es en función a los objetivos que tenemos como individuos y como sociedad: sistema de salud y nutrición, sistema de empoderamiento financiero, sistema de protección, sistema de aprendizaje, sistema de crianza, sistema de entretenimiento y distracción, sistema de participación pública y ciudadanía, y podemos seguir. La manera de definir el mismo, es un arte en sí mismo, por lo que es recomendable mantenerse en la forma más simple, genuina y bien intencionada posible.

2. ¿Con quién estamos en este sistema? Partimos por entender los componentes del mismo y las relaciones entre estos componentes. Entender también cómo este sistema se interrelaciona con otros sistemas, por ejemplo aprendizaje y nutrición. No nos enfoquemos únicamente en el hoy y el ahora. Analicemos estas relaciones en dimensiones más amplias de tiempo y espacio, esto nos dirá mucho de su estado de madurez, comprendiendo cuáles son los principales cambios que ha tenido y hacia donde está evolucionando. Qué potenciales disrupciones podrían materializarse. Este conocimiento profundo es un trabajo continuo que se irá enriqueciendo con cada una de nuestras acciones.

3. ¿Qué desafíos tiene el sistema? Entendamos los dolores que tiene el sistema, preguntémonos qué no está funcionando. Especialmente en este contexto, es importante entender los desbalances que se han generado a raíz del impacto del COVID-19. Cuáles son las oportunidades también que han surgido para que el mismo quizá pueda dar un salto evolutivo.

4. ¿Cuál es nuestro rol? Aterrizar qué podemos, o mejor, debemos hacer frente a los retos identificados. Pensar en qué soluciones deberían existir dentro del sistema para que funcione y sea sostenible, sería un espectacular punto de partida para una ruta que guíe los esfuerzos transformacionales de la empresa.

En el próximo espacio en el que se discuta la estrategia en tu empresa, lleva este planteamiento. Comparte este artículo con las personas que participaran del mismo, o quizá prepara ya un trabajo previo en base a estas 4 definiciones y ponlo a prueba con este grupo. Después de hacerlo te invitamos a hacer un par de ejercicios.

Prueba del Domingo — convierte las respuestas a las preguntas previas en un enunciado o llamado a la acción que te llene de emoción el domingo por la tarde, que al escucharlo o decirlo sientas mariposas en la barriga y ganas de que llegue el lunes. Compártelo con tu equipo, ¿provoca la misma reacción?

Prueba de los aliados — comparte el enunciado que creaste con otras empresas o entidades con las que se relacionen ¿motiva? ¿Despierta la misma emoción? ¿Provoca que existas como empresa?

Si tienes éxito con este ejercicio, estamos seguros que dejarán de verse mutuamente como grupos de interés, para ahora convertirse en cómplices, en el mejor sentido de la palabra, para esta misión.

Advertencia: Cuando se toma este enfoque, los problemas pueden parecer muy grandes y complejos, si sientes esto, es porque estás abordando una problemática que vale la pena. Que esto no te detenga, recuerda en primer lugar que no estás solo, sino que te estás sumando a otros esfuerzos y puedes empezar colaborando con emprendimientos que estén trabajando en ese sistema.

Antes de terminar, te invitamos a reflexionar por un momento desde tu perspectiva como cliente, no de tus servicios o productos, sino como cliente de todos los productos y servicios que usas en tu día a día. Desde esos zapatos, imagina que son diseñados por empresas que tienen este enfoque. Empresas que realmente quieren contribuir y trabajar por el bien común. ¿Alentador no?

Contacta a Viernes.

Viernes es un company builder enfocado en crear empresas de impacto. Como parte de este nuevo viaje, Viernes ha creado un programa de diseño estratégico que funciona como un laboratorio, donde empresas y emprendimientos que estén trabajando en el mismo sistema se encontrarán. En este programa abordaremos la pregunta ¿Qué negocios deben existir, o cómo se deben transformar, para que estos sistemas sean sostenibles? Y la resolveremos a través de la experimentación de iniciativas. Síguenos, que iremos compartiendo respuestas a esta pregunta que se ha adueñado de la emoción de los Domingos y nuestros Viernes.

Diseñamos nuevos negocios para una nueva realidad — www.viernes.la

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store